Cadenas y fuego

Y nunca has tenido esa sensación de desevolucionar?
De andar hacía atrás, de creer en shivas y soles, en pactos y flores.
De deshacer lo desecho, de formar parte de un cosmos jamás existente.
De sonreír al diablo y de llorar a la raíz de todos los males.

Pensar que creer es en vano, y en vano es alguien a quien amar. 
De ser engendro de nuevo, de bañarte en sangre y beber de la inocencia de matar.
De deambular entre cuerpos etéreos, de reír la crueldad, de arrancar hasta el último sueño.
De quemar hasta el último ápice de bondad, de querer cortarte las alas y cerrar la jaula.

De desafiar al amar y destruir el último cimiento de sus entrañas.
De sangrar en sociedad, vomitar temores y desidias.
De arrebatar la esperanza a la dicha, y alabar a el deseo prohibido.
De quemar hasta el último rastro de tu cuerpo… Y ser quien no eres.

Pues desevolucionar es evolucionar, pues el odio, el asco y la envidia forman parte de las entrañas,
pues ser demonio siempre fue sinónimo de amar y amar siempre fue un antónimo de evolucionar.

Dame cadenas, fuego y un poco de esperanza, pues quedan muchos tumbos que dar, en este suelo lleno de 
viscosas ilusiones.

Anuncios

~ por seikyoku en diciembre 19, 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: